Mi look para la boda de mi hermano.

Me hacía especial ilusión escribir y enseñaros el post de hoy. Como ya sabéis, hace unas semanas celebramos la boda de mi hermano (por cierto, fue un bodón, espero poder enseñaros más cositas pronto) y, como os prometí, os voy a mostrar todos los detalles de mi look como “hermana del novio”, pero, también deseaba enseñaros todo el proceso de creación del mismo. Porque cuando eres una invitada y prefieres que te hagan un diseño a medida, pero nunca te han hecho ninguno, puede que te surjan varias dudas:

¿con cuánto tiempo he de acudir?, ¿cuántas citas me concertarán?, ¿me presentarán varios bocetos? …giphy.gif

Pues bien, hoy os resuelvo alguna de estas preguntas y os cuento cómo fue mi experiencia con la diseñadora de mi vestido: Maria Molina.

La verdad sea dicha, tuve a María en mi cabeza desde el primer momento, sabía que ella me entendería y crearía el vestido perfecto para mí. Para ello, contacté con ella, ( y aquí os contaré que yo hablé con ella dos meses y medio antes de la boda porque con todo el follón de la obra de nuestra casa, tenía la cabeza sólo en modo albañiles/mudanza), pero lo ideal, es acudir a su taller con tres o cuatro meses de antelación, y si justo la fecha de la boda está dentro de la temporada alta, os aconsejo que le solicitéis cita lo antes posible ¡y así aseguraros!

Como no teníamos tiempo que perder, lo primero que hizo María fue presentarme varios bocetos con las ideas sobre las que yo le había hablado.  Los bocetos tenían dos líneas, una más actual y otra un poco más vintage, yo me quedé prendada con los bocetos de estilo vintage y por ahí comenzamos a trabajar.  La segunda vez que nos vimos, me volvió a presentar tres o cuatro bocetos sobre los que había trabajado, y el ganador fue el que hoy os enseño. En ese segundo encuentro, también dejamos fijado la tela, el color y las medidas.

aced7c9a-a6e3-4460-a5a3-8df0c386e320La primera vez que acudí a su taller, ya me había confeccionado el toile (“el lienzo” del vestido) y aunque la tela – y evidentemente el color-  no era el mismo, esta prueba sirve perfectamente para saber cómo te va a quedar, qué hace falta modificar y/o agregar, y con ello, María también me fue ajustando y comprobando que todo estuviera correcto para luego realizar el diseño en la tela original del vestido.

En total, yo acudí a su taller cuatro veces. La primera, como os he indicado, para el toile, la segunda y tercera para reajustar, y la última simplemente para probar y recoger esta joyita. En general, las pruebas en invitadas suelen consistir en tres o cuatro, depende también de la dificultad del diseño, pero María se adapta perfectamente a tus horarios y disponibilidad.

 

Para la segunda prueba, cuando ya pude ver en su tela el vestido, me enamoré, (¡era tan yo!)

DSC_0993DSC_0995

DSC_1016
Ojito a mis queridas pintas: moño, medias negras y bailarinas, todo un derroche de glamour

DSC_1018

DSC_1022
Es increíblemente precioso la caída y el vuelo del vestido

En la tercera prueba, todo iba viento en popa, además María no sólo es buena profesional, sino que es súper cercana y te aporta tanto ella, como el resto de su taller, muchísima confianza, por lo que, aunque veas zonas sin coser o con pespuntes,( al fin y al cabo es normal, puesto que es un proceso de creación manual), tienes la certeza de que al final te vas a llevar a casa una maravilla. DSC_1025DSC_1034DSC_1031Cuando comento que María es una artistaza, me quedo corta, es asombroso todas las ideas que tiene y cómo sabe captar tu estilo y lo que necesitas. Crea tu look ideal. Yo estuve comodísima durante toda la boda con el vestido y ¡eso que no paré de bailar!

_________ MIS COMPLEMENTOS _________

Para culminar un vestido tan bonito, necesitaba unos complementos que estuvieran a la altura, por eso, no dudé ni un minuto en contactar con mi querida Conchita de Bambary a la que aprecio muchímo, no sólo como artista, sino como persona. Ella fue quien creo la diadema de mi boda y sabía que estaba en buenísimas manos si le confiaba mi tocado.IMG_7438Pensamos en lo más adecuado para el vestido, sería una diadema (además de ser lo más cómodo del mundo). Conchita la forró del mismo color del vestido y la adornó con cuentas diversas repletas de colores, lo que le daba un toque divertido al look.

Para el peinado y para el maquillaje confié en mi tándem favorito: Marta de Santos Peluqueros y Noelia Fuentes

Os dejo con algunas imágenes, las dos primeras, que son preciosas, obra de los fotógrafos que inmortalizaron toda la boda, los geniales Kiwo Estudio, las demás, como podéis comprobar son caseras, asi que ¡siento mucho la poca calidad de las mismas! El maridín no es precisamente Mario Testino con la cámara 😉IMG_7068IMG_7069

IMG_6884
La cartera es de Olivia & Cloe y los salones de Menbur

Finalmente, agradeceros los miles de mensajes privados y comentarios que me enviastéis, felicitando a los nuevos esposos, deseándoles todo el amor del mundo.

¡Mil gracias! 

Pd: Me morí de la risa cuando varias de vosotras ( y también algunos invitados a la boda) me rebautizaseis como la Bella Durmiente 2.0. ¡Que tengáis un feliz viernes!

Besos bodiles,

Dalia & Ginger

 

 

3 comentarios en “Mi look para la boda de mi hermano.

  1. Bodas y más

    Buenas Fátima, nos gustaría ver más detalles de tu boda, ya hemos visto tu vestido y las flores de Susana Sánchez…tu ramo…etc. Pero nos gustaría ver más cosas como por ejemplo tu mesa de firmas….mesa dulce….etc
    Sabemos que con el buen gusto que tienes nos servirá de inspiración.
    Muchas gracias y un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s