La boda de Ana & Adolfo

aa-123

Ana nos escribió, pues es una lectora asidua de nuestro blog y nos contó su historia de amor, así como la preciosa boda, repleta de detalles, que organizó. Adolfo y Ana se conocieron hace años, cuando él era profesor de Geografía e Historia en Arahal -Sevilla-, la localidad natal de Ana, y ella era su alumna. Ana nos relata que sentía admiración por él y quedó fascinada desde el primer día por su simpatía y la manera de concebir la vida. En ese tiempo, entablaron una gran amistad, pero no sería hasta seis años después cuando sus vidas volvieron a encontrarse para no volver a separarse nunca más. Nuestros novios comenzaron su nueva andadura juntos en Granada y Adolfo sorprendía a Ana en cualquier rincón del Albaycín, con la Alhambra imponente observándolos, pidiéndole que se casara con ella. Pero, la pedida formal no llegó hasta casi dos meses antes de la boda con un anillo de tres zafiros que nuestro novio le regaló a Ana.

El enlace se ofició en la Parroquia Santa María Magdalena, en Arahal, y la celebración posterior en Hacienda El Roso en la localidad vecina de Morón de la Frontera, con catering Moraima.  Ana siempre soñó con una celebración en el campo, ya que desde niña había contemplado y disfrutado entre los distintos paisajes de olivares que regala la campiña sevillana. Pero, a la vez quería dotar a ese entorno rural de un toque sofisticado. Por ello, contó con la wedding planner Efigenia y con el decorador Enrique Hidalgo, para quienes sólo tiene palabras de agradecimiento por su buen hacer. Como fotógrafo, la pareja eligió a Fernando González Fotógrafo, profesional  en Arahal.

Sorprendieron a los invitados, quienes provenían de distintas partes del mundo, colocando un bodegón con cervezas de diferentes zonas y otro de cava, “sin duda fue un gran éxito entre nuestros invitados más internacionales”, nos explica Ana.

Preparé la boda con mucha ilusión y a distancia, ya que resido en Granada pero me casaba en Arahal, fue muy complicado. Por suerte, contaba con  mi familia, en especial, mi madre y mi hermano, sin ellos no habría sido capaz de organizar todo.

aa-055

Ana buscaba un vestido de novia sencillo, elegante y atemporal. Lo encontró en Valerio Luna para Higar novias, además lo personalizó añadiéndole unas aplicaciones bordadas en blanco roto, así como un metro más de cola. Su belleza hizo el resto.

Para los zapatos, nuestra novia se decantó por la firma Nuria Cobo, muy conocida en Sevilla. Como joyas, utilizó unos pendientes de su madre y una medalla de la Virgen de Santa Ana cosida al ramo,que fue encargado en la floristería Cártamo Flores. En el pelo, llevaba una corona de Laura Eslava Joyas y del maquillaje se encargó Rosario Minguet. Adolfo, por su parte, y como nos relata la novia, sorprendió a todos los asistentes con un esmoquin de la firma Protocolo.

Uno de los momentos más felices que recuerda la novia sucedió cuando Ana y Adolfo salieron de la iglesia y se subieron al coche que les trasladó a la Hacienda, un Citroën de los años 50. Un momento único, solos, lejos de las miradas de los invitados, ya como marido y mujer.

aa-059

“Decidí ser una novia  velada, ya que me enamora la solemnidad y misterio en que envuelve a la novia”.

aa-067aa-073boda1

boda4

aa-117aa-122

Nos despedimos con esta magnífica boda, deseándoos un genial comienzo de semana.

Besos bodiles,

Dalia & Ginger

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s