Loveratory: que cada boda sea recordada por su papelería

La papelería de bodas es un mundo que nos fascina. En los últimos años están surgiendo nuevos profesionales que ponen el alma en crear auténticos conjuntos de arte, lo que ha dado un impulso al sector. Nos encanta ver celebraciones en las que invitaciones, meseros y otras piezas de papel se cobran su merecido protagonismo. Hoy os hablamos de este maravilloso universo de papel y tinta.

Tenemos la suerte de haber visto nacer en Málaga una marca que se dedica a esto con verdadero empeño y muy buen gusto. Se llama Loveratory y acaba de presentar su segunda colección de papelería para bodas, La Virginia, que está inspirada en Andalucía. “Con unos colores vivos y alegres como esta tierra”, combina blanco, dorado y fucsia para un resultado de lo más deslumbrante, y que da una vuelta de tuerca a la estética andaluza.

La preciosa urbanización de estilo andaluz que soñó el arquitecto australiano Donald Gray, asimilando la idea de un pueblo o un gran cortijo sureño, sirve de base e inspiración para la segunda colección de papelería de bodas de Loveratory. ‘La Virginia’ es santo y seña del respeto hacia la tradición, con perspectiva de modernidad, pero sin complejos.

loveratory_coleccion_papeleria_la_virginia_5

loveratory_coleccion_la_virginia_2

Hemos hablado con Estefanía Lara, fundadora y ‘capitana’ de Loveratory para conocer un poco mejor a esta firma que nos encanta por su originalidad, delicadeza y manera de cuidar los detalles.


¿Cuál es vuestra esencia? ¿Qué os hace especiales?

Varias cuestiones. Por un lado, nuestro amor por el papel (somos #paperlovers). Esto se traduce en una búsqueda constante de lo último del sector, encargamos nuestros papeles a Inglaterra y a Italia, los mejores proveedores de Europa. A eso le sumamos técnicas exclusivas, la fusión de varias técnicas artesanales. Por un lado, seguimos tendencias actuales como las acuarelas y el lettering, pero por otro lado recuperamos otras olvidadas y estamos a la vanguardia en otras tantas. 

Además de este aspecto, en Loveratory no nos quedamos con la parte estética del evento, sino que ponemos el alma. Por ejemplo, Leticia y Bertrand, una de nuestras parejas, se conocieron en París y querían que de alguna forma esto quedara reflejado en su papelería de bodas. Después de charlar mucho con ellos (llegamos casi a ser amigos) determinamos que haríamos pasear a los invitados por cada uno de los escenarios que significaron algo en su historia de amor. Pero no de una forma tópica, sino a través de grabados del siglo XVIII, que además casaban muy bien con la estética elegante y atemporal de su enlace.

Estamos al día de todas las tendencias del sector para compartirlas. Es más, queremos crear tendencia. Es por ello que con cada lanzamiento de nueva colección realizamos un shooting exclusivo de inspiración, con vestidos de diferentes diseñadores, para trasladar la idea de lo que cuenta la colección de papelería.

Estas sesiones de fotos forman parte de la fase de conceptualización de las colecciones, en la que recreamos todo un ambiente que inspire a la papelería. En nuestros trabajos, todo tiene un porqué, una historia y una estética.

Imágenes del shooting de inspiración para A mar sabe el amor

loveratory_inspiracion_coleccion_papeleria_boda_la_virginia_2

Imágenes del shooting de inspiración para La Virginia

El silencio. La sombra musical de los verdes mecidos por el viento. El coloquio mudo de los gatos que vigilan el atardecer. El no tiempo. La Virginia.

El mar y Málaga están muy presentes en vuestro trabajo 

Efectivamente el mar es una constante, en mi proyecto y en mi vida. Nací y crecí frente al mar; para mí no es un capricho, es una necesidad. Y además de inspirar la primera colección de Loveratory (no podía ser de otra manera), las referencias al mar han sido el hilo conductor en todo nuestro argumentario de marca.

Tanto yo como todas las personas que están participando en el proyecto vivimos en Málaga y nos encanta. Me gusta además que se nos posicione y ubique en un sitio geográfico, no somos virtuales, somos reales. Y en la era digital creo que es importante desvirtualizarse en la medida de lo posible. 

Colección A mar sabe el amor

loveratory_papeleria_boda_amarsabeelamor_stationery_2loveratory_papeleria_boda_amarsabeelamor_stationery_decoracion

seating_plan_loveratory_a_mar_sabe_el_amor

En un mundo que se vuelca en lo digital, parece que el papel es distintivo de ciertos productos muy especiales y cuidados, como son los vuestros. ¿Os han llamado locas por querer centrar vuestro trabajo en el papel?

Hay que estar un poco loca para montar tu propia empresa hoy en día. Pero no, nadie nos llama locas por apostar por el papel, por las cosas que se tocan, que se huelen, que se sienten… Y en los eventos, especialmente las bodas, se aprecian mucho este tipo de detalles. Hay que cuidar al máximo los materiales, las técnicas de impresión (apostamos mucho por las tradicionales) y cualquier pequeño matiz que puede llegar a convertir algo especial en algo inolvidable. No nos conformamos con menos, queremos que cada boda sea recordada por su papelería.

“El amor se confirma en un papel,
los tequiero se leen mejor en una carta, de papel
en papel se han recogido las mejores poesías…” 

Extracto del Manifiesto loveratory, un canto al papel.

¿Cuál es el ingrediente esencial o el hilo conductor para una papelería de boda?

El alma y la coherencia. El alma porque cada pieza de la papelería tiene que ser un trocito de los novios y de su historia, no queremos invitaciones anodinas que sólo sean bonitas ¡queremos más! Queremos que no sólo sean estéticas y únicas, sino que lleven implícita el alma de la pareja, un pedacito de sus sueños y de su historia de amor. Y la coherencia porque es lo que hace que tanto conceptual como estéticamente todo tenga sentido y se traduzca además en un resultado. Yo siempre digo que este trabajo es genial porque la gente que se va a casar es gente feliz. ¡Y eso se contagia! Nos encantan las parejas que nos dejan dar rienda suelta a la imaginación! 

Volvamos la vista atrás, ¿cómo y cuándo surge Loveratory? ¿Cuáles son vuestros referentes?

La idea, en bruto, surgió hace mucho tiempo, creo que desde que empecé a diseñar las invitaciones de boda de mis amigas. Años después toma cuerpo lo que hoy es Loveratory, que sin duda va ligado a mi propio concepto del amor y del trabajo… A mi historia personal y las circunstancias, de las que he aprendido y que me han hecho súper consciente de quién soy, qué quiero hacer, con quién y para quién.

La vida es un gran círculo en el que las piezas no son independientes. Amor, familia, trabajo, amigos… Todo es necesario y todo se rige bajo el mismo concepto: estar ahí pese al temporal. Ser tenaz y luchar por lo que quieres. No perder la ilusión. Y, sobre todo, celebrar la vida, ese es nuestro lema.

Y como no hay mejor manera de celebrar la vida que en compañía, me he rodeado de grandes profesionales que me acompañan en esta etapa y de los que estoy muy muy orgullosa.  Intentamos beber mucho de diferentes campos, el arte, la moda, el cine, la poesía… Para luego reinterpretar y crear diseños que cuenten historias, que estén llenos de significado. 


¡Un trabajo muy fino y que no queríamos dejar de compartir!

Besos de papel

Dalia & Ginger

 

 

 

Anuncios